Historia de la Cofradía

Breve historia de la Cofradía

La idea de formar la Cofradía Cristo del Gran Poder nace en una comida de papones realizada un Domingo de Ramos del año 1.993, en plena ebullición cofrade, en unos años donde León pasó de tener siete cofradías a las dieciseis actuales.

En aquella reunión informal se esbozan las pautas de lo que se quiere en esta cofradía; sería mixta y se intentaría cubrir un espacios vacíos en nuestra Semana Santa, como es la entrada triunfal de Jesús.

Caminando el tiempo esos emprendedores van dando forma a sus ideas y es a partir de ahí cuando se empieza a realizar una ardua labor para conseguir tanto el asentamiento dentro de la Semana Santa leonesa como una parroquia que sirva de sede de la misma.

En este momento cobra vital importancia otro de los personajes históricos de la cofradía, el párroco de Navatejera D. Valeriano Carvajal, cuyo acopio de conocimientos en Semana Santa abre puertas importantes al grupo de entusiastas fundadores.

Los frutos de esa labor empiezan a verse con la firma de los estatutos de la cofradía por el entonces Obispo de León D. Antonio Vilaplana Molina tal día como el 9 de Septiembre del año 1994.

Los mismos dejan constancia en sus artículos primero y segundo de la denominación y naturaleza de la cofradía.

1º- " La cofradía Cristo del Gran Poder, es una asociación pública, eclesial, apostólica, laica, formada por hombres y mujeres, de ámbito local, erigida a tenor de derecho canónico".

2º-" Su finalidad es promover el culto a través de desfiles procesionales, así como mediante actividades y celebraciones en torno al misterio de la muerte y Resurrección del Señor. También es finalidad la oración por los hermanos fallecidos".

Estaba dado el primer paso y aceptada la salida a la calle de la primera procesión del Cristo del Gran Poder para la Semana Santa del año 1995. Había que hacer hermanas y hermanos, realizar una Junta General para elegir a la Junta de Seises y al Abad, tomar posesión, conseguir tronos y tallas para procesionar que simbolizaran lo que queríamos en ese primer Domingo de Ramos.

Decidida en asamblea la primera Junta de seises que forman: Guillermo Gallego Trigueros (Juez de penas), Javier González Rodríguez, Javier Bárcena Peláez, Antonio Andrés Blanco, José Luis Castro Villanueva (Secretario), José Antonio Martínez Robles, Miguel García Soto, Juan Herrero Sánchez, María Ángeles Fernández, Valeriano Carvajal (Consiliario) y que preside como primer Abad Santiago García Guisásola, estos toman posesión en la capilla del colegio de las HH. Trinitarias.

Mención a parte merecen en nuestra historia las HH. Trinitarias; las mismas que son Hermanas de Honor de nuestra cofradía nos han abierto siempre sus puertas para poder montar nuestras procesiones y tener la salida y entrada de los cortejos desde el patio del colegio. Han sido no sólo hermanas, sino madres en este nacimiento y primeros pasos de la cofradía.

Tomada ya posesión, constantes reuniones de la Junta de seises conllevan las primeras tomas de decisiones, se plantea la realización de un Cristo del Gran Poder, que sea el paso titular de la cofradía. Se encarga dicha obra al escultor D. José Antolín Álvarez Chamorro que realiza en madera de chopo, una talla de vestir que el primer año representa a Cristo arrodillado orando. Dicha talla es bendecida y presentada ante la prensa y los hermanos el día 14 de enero de 1994 a las 13.00 horas en la parroquia de Navatejera. Se acuerda con el escultor que sea retocada para el próximo año en cuanto a policromía, en altura pues se quiere dar una idea de grandiosidad en cuanto a la entrada triunfal y que se le dé más expresión a la cara del Cristo. Procesiona de esa manera el primer año vestido con una túnica realizada por las MM. Carbajalas en tono blanco con bocamangas y cuello dorados donada por el consiliario.

Esta efigie titular fue finalmente sustituida por otra realiza en caoba del Brasil, en el año 2000, siendo su autor Melchor Gutiérrez San Martín, en colaboración con su hijo Ramsés Gutiérrez Renedo.

Para completar las tallas de la primera procesión se llega a un acuerdo con la cofradía de Jesús Nazareno de Sahagún que cede para procesionar a su Virgen titular, saliendo esta con nuestra cofradía en los años 94, 95 y 96. Nunca les agradeceremos lo suficiente ese apoyo a los hermanos de Sahagún.

También en el año 2000 la Cofradía adquiere su imagen mariana, realizada por Melchor y Ramsés Gutiérrez.

Ya sólo faltaban los tronos, estos se realizan con tablones de pino norte que se llevan a ensamblar a un ebanista de Villaquilambre. Las andas se realizan en un taller de carpintería metálica de La Virgen del Camino. Se hicieron estos con un grosor importante con el fin de en próximos años ser tallados por completo.

Así el 9 de abril del año 1995 sale por primera vez a la calle la procesión del Cristo del Gran Poder, con salida a las 16.30 horas del patio de las HH. Trinitarias, hacia la S.I. Catedral, para entrar por Domínguez Berrueta hasta la Plaza Mayor, de ahí pasar por delante de la Iglesia de San Martín y por el barrio histórico, calle Ancha, Plaza de Santo Domingo y Cid a San Isidoro, volviendo al lugar de partida por el Arco de la cárcel y la carretera de Los Cubos. Un itinerario largo y con dificultad en la estrechez de algunas calles y en los casi 40 grados ( era el domingo de Ramos más caluroso de los últimos 50 años) pero que el ánimo y devoción de los casi 200 primeros hermanos hace de aquel un momento inolvidable.

En el año 1996 se incorporán a la Procesión las imágenes de los Apóstoles, efigies procedentes del retablo del Convento de San Francisco, y que anteriormente formaba parte del retablo del Altar Mayor de la Catedral de León. Santiago, San Pedro y San Juan son piezas del siglo XVIII, vinculadas al círculo de los Tomé.

En 1997 la Cofradía organizará un segundo desfile procesional, en este caso el Jueves Santo, que trata de narrar la despedida en Cristo y su Madre, antes de afrontar su Pasión, Muerte y Resurreción.